Suflí, Almería

Suflí, Almería

Desuflí nace en 1985, en el corazón de la comarca del Alto Almanzora, en el idílico pueblo de Suflí (Almería). En un gesto de aprecio por la rica tradición local, los fundadores de la empresa decidieron poner en valor y dar a conocer las conservas artesanales que durante años los habitantes de la región habían preparado para su propio disfrute. Estas delicias se elaboraban con esmero a partir de las hortalizas cultivadas a orillas del río Almanzora, nutridas por sus cristalinas aguas y acariciadas por el cálido sol del verano.

Desde entonces, Desuflí ha continuado esta historia de pasión y autenticidad, llevando consigo la esencia única de Suflí a cada rincón.

Desuflí nace en 1985, en el corazón de la comarca del Alto Almanzora, en el idílico pueblo de Suflí.
En un gesto de aprecio por la tradición local, los fundadores de la empresa deciden poner en valor y dar a conocer las conservas artesanales que durante años los habitantes de la región habían preparado para su disfrute.  Estas delicias se elaboraban con esmero a partir de las hortalizas cultivadas a orillas del río Almanzora, nutridas por sus aguas y acariciadas por el sol del verano.
Desde entonces, Desuflí ha continuado esta historia de pasión y autenticidad, llevando consigo la esencia única de Suflí a cada rincón.

La filosofía de Desuflí y nuestro objetivo primero, siempre ha sido elaborar productos de forma 100% artesanal empleando hortalizas y frutas de nuestra tierra, siguiendo con devoción los métodos tradicionales transmitidos por generaciones de padres y abuelos.  

En el corazón de nuestra misión radica la pureza de nuestros productos, por eso, renunciamos al uso de conservantes, colorantes, espesantes o cualquier otro aditivo.

Después de 30 años de arduo trabajo y con el respaldo de nuestro producto más emblemático, La Ensalada de Suflí, fabricamos una amplia gama de conservas vegetales, así como una selección de mermeladas de temporada dignas de ser degustadas. En definitiva, nuestra intención pasada, presente y futura siempre será elaborar productos de máxima calidad, con ingredientes de máxima calidad. Esto es lo que nos distingue genuinamente como productos honestos.

Historia

Las conservas se idearon a principios del siglo XIX cuando las fuerzas de Napoleón tuvieron que enfrentarse a una gran escasez de alimentos. En 1800, Napoleón Bonaparte ofreció una recompensa de 12.000 francos a quien pudiera diseñar un práctico método para conservar alimentos y que éstos pudieran ser consumidos por el ejército movilizado; Tras años de experimentación, Nicolas Appert presentó su invento, que consistía en conservar alimentos sellados en tarros de cristal que se hervían posteriormente, ganando así su recompensa.
Appert publicó L´Art de conserver les substances animales et végétales (El Arte de Conservar Sustancias Animales y Vegetales), que fue el primer libro de cocina sobre métodos modernos de conservación de alimentos.  Como consecuencia, el inglés Peter Durand aplicó los procesos de Appert utilizando distintos recipientes de cristal, cerámica, hojalata u otros metales y obtuvo la primera patente de realización de conservas del Rey Jorge III. Éste puede considerarse el origen de las conservas modernas.